Una perito confirmó que la zapatilla es de Máximo Thomsen

0
46

La séptima jornada del juicio a los rugbiers fue dedicada a la parte técnica, con peritos e investigadores judiciales como testigos

La perito Haydeé Almirón también participó de la pericia scopométrica y fue contundente sobre lo que había explicado su colega Maria Eugenia Cariac previamente. Que la improta de la zapatilla en la cara de la víctima se correspondía con un solo par de los analizados, el de marca Cyclone. Ese pertenecía a Máximo Thomsen.

Integrante de la policía científica que participó de la pericia scopométrica, la especialista detalló ante los jueces. “Fue posible establecer que todos los calzados presentaban características que los individualizaban. Había diferentes modelos y diferentes talles. Tomamos las vistas, las impresiones de la suela de cada uno de ellos y pudimos determinar qué diseño y qué moldura tenía cada uno. Los 14 pares resultaron ser diferentes en marca, suela y diseño. Todos con desgaste en su suela”, comenzó Almirón mientras exhibía un power point con las imágenes.

María Eugenia Cariac, además de ser integrante de la policía científica de la Policía de Buenos Aires desde hace 16 años, es licenciada en Criminalística. Actualmente, está a cargo de la policía científica de Villa Gesell. Participó de la pericia scopométrica, a la que definió como un “estudio comparativo” entre las improntas detectadas en la autopsia de la víctima y cuatro zapatillas secuestradas en el allanamiento.

Cariac sostuvo que, de los cuatro pares analizados, halló correspondencia con uno solo: “La zapatilla de marca Cyclone que tenía un diseño ‘zigzag’”. Así, sin decirlo porque no dio nombres durante su exposición, confirmó que la impronta era del calzado que pertenece a Máximo Thomsen.

Expuso, también, muchas imágenes de la víctima en las que se veían los rastros del calzado, sobre todo en el maxilar inferior, en la región izquierda y la región lateral izquierda del cuello. Lo que no pudo determinar fue si las dos improntas eran del mismo golpe o de dos diferentes: “Son dos lesiones en regiones anatómicas distintas, con dos patrones distintos, un diseño es más chico y el otro es más grande”, agregó.

David Emanuel Larrosa es integrante de la Policía Científica desde hace 16 años. De momento, es oficial inspector, pero en enero de 2020 se desempeñaba en la división de Casos Especiales. El perito refirió que el día 12 de junio 2020, por orden de la fiscal Verónica Zamboni, se presentó en la Alcaidía N°3 de Melchor Romero para hacer la toma de impresiones plantares con rodillo y tinta litográfica a los ocho imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa. Explicó que, con el consentimiento de los acusados, se tomaron las impresiones en tres posiciones diferentes y, luego, les hicieron fotos.

Fin del cuarto intermedio

Los acusados regresaron a la sala. Comienza su testimonio María Emilia Salamendi, que detallará la toma de impresiones de plantas de los pies.

Comienza la discusión de la pericia scopométrica.

Salamendi estuvo a cargo de realizar la medición de pies de Alejo Milanesi, Enzo Comelli, Ciro Pertossi , Juan Pedro Guarino (que fue sobreseído) y Blas Cinalli. También le realizó las mediciones a Pablo Ventura. “Con Pablo Ventura tuve que usar una hoja oficio. Como su pie era tan grande no entraba en la hoja A4, como al resto de los detenidos”, contó.

Luego dio precisiones de cómo fue el procedimiento.

“Les hicimos las medidas con el pie desnudo. Se descalzó uno por uno a cada individuo y se los individualizó con una letra. Por ejemplo, a Milanesi con la letra ‘A’, su pie derecho con el número ‘1′ el izquierdo con el ‘2′ y el calzado derecho con ‘3′ y el izquierdo con ‘4′.

Luego, declaró María Luján Molina, perito y licenciada en criminalística en la policía Científica de Pinamar. Realizó las mediciones de las longitudes de los pies de cinco detenidos: Lucas Pertossi, Thomsen, Luciano Pertossi, Ayrton Viollaz y Matías Benicelli.

Molina dejó en evidencia la mentira de Thomsen cuando aseguró que su zapatilla correspondía a Pablo Ventura: el pie de Ventura mide, por lo menos, siete centímetros más de largo que el de Thomsen.

Los chats de los acusados

El grupo usado por los rugbiers no fue el único analizado por la Justicia. Se repasó un chat de “El club del Azote”, integrado por 13 personas de Zárate entre las cuales estaba Blas Cinalli, quien a las 5.08 am refirió lo siguiente: “Nos peleamos, ganamos contra unos chetos, los rompimos. Nos vamos al centro a premiar”, escribió y envió una foto grupal donde Laborde solo hace referencia con nombre y apellido a Ciro Pertossi y Máximo Thomsen.

Consultado por Fernando Burlando sobre dónde podría ser la locación, Laborde indica que no la pudo obtener. “La foto no tenía geolocalización, intuyo que podrían estar en la casa”, dijo.

Alguno de los integrantes del chat le contestó: “Representá a Zárate, guacho”.

Cinalli se jacta: “Había un rubio que estaba agarrado a mi tobillo”. Esta frase se conecta con el testimonio de Tomás D’Alessandro quien refirió en su testimonio a que le agarró los tobillos a uno de los agresores.

A las 6.47 am alguien le preguntó: “¿Qué onda Blas, se dieron masa?”

Cinalli contestó: ”Dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital, sin signos vitales”.

Minutos después detalló: “Le dimos murra a uno con el Perto, lo recargamos a palos, pero mal. Vinimos corriendo a casa”, contó Cinalli.

“Estás mamado, amigo?”, le pregunta alguien.

“Sí, amigo, desde la tarde”, contestó.

Así, finalizó la declaración de Laborde y la audiencia pasó a un cuarto intermedio.

11:26 HsHOY

El tercer celular analizado por el investigador Laborde fue el de Ciro Pertossi. “Para nosotros tenía interés esta conversación”, mantenida con una joven a las 5 AM.

“Nos sacaron, nos agarró la policía y nos soltaron”, le escribió Ciro pasadas las 5 A.

“What, ¿¿qué??”, dijo ella.

“Cuando volvamos les contamos”, contestó él a las 5.18 am.

“No hagan cagadas”, replicó la joven.

Minutos después se registró otra conversación del Ciro Pertossi con una tal “Ana”.

“Ciro, contestame. Ya sé que estabas durmiendo perdón. Machu y Enzo mataron un pibe”, escribió Ana, en referencia a Thomsen y Comelli.

“Estamos bien todos. No pasó nada, no te preocupes”, dijo él

Esa mañana, Ciro Pertossi buscó en Google al menos siete veces los términos: “Villa Gesell Pelea”.

El cuarto teléfono que se analizó en la jornada fue el de Lucas Pertossi. Se encontraron chats y audios del día del hecho.

Para empezar, se proyectó un nuevo video, dentro de la pista del boliche a las 4.10 del 18 de enero. El investigador identificó a varios de los imputados describiendo su forma de vestir, aunque sin nombrarlos. Eran: Matías Benicelli, Ciro Pertossi, Máximo Thomsen y Lucas Pertossi.

Luego, siguió con un video de la pelea, de las 4.36 am, donde identificó al menos tres de los imputados, pero, otra vez, no quiso decir sus nombres. “Si bien puedo describir las ropas y conozco sus nombres, decirlos sería aventurado”, dijo Laborde. Siguió con un video de cuando los retiraron de Le Brique a las 4.38 que Lucas Pertossi filmó con su teléfono y que envió a las 4.41 al grupo “Los Locos”. Recibió dos audios como respuesta, pero el contenido no se entendía debido al sonido ambiente del boliche.

A las 7.53, Cinalli le envía una foto con otros dos (que no fueron identificados) y contestó: “Yo lo único que quiero es tomar un vino y fumar flores”.

10:52 HsHOY

El análisis de los teléfonos

Frente al TOC N°1 el investigador detalló el análisis de los teléfonos de los imputados, que fueron incautados en el allanamiento del 18 de enero de 2020. “Pueden surgir mensajes de otra fecha, pero en principio son del día 18 de enero”, sostuvo Laborde: “La información la tuvimos que cargar en la computadora porque demoraría mucha en abrir cada teléfono”.

Laborde luego explicó que el primer teléfono en ser analizado fue uno marca iPhone “que vino con el nombre de Matías Benicelli”. “Pudimos corroborarlo porque estaba asociados a la cuenta de Gmail con su nombre y apellido. En dos días hizo 5735 movimientos”

“¿Qué son movimientos?”, preguntó Burlando.

Laborde contestó “Mensajes, fotos, ubicaciones, todo lo que se puede hacer con un teléfono y que quedó registrado en orden cronológico. Yo aislé los movimientos que generó el usuario”.

 

Así, el investigador comenzó con el teléfono de Benicelli. Destacó que compartía un grupo de WhatsApp con los imputados llamado “Delboca3″ y mostró el diálogo que mantuvieron los rugbiers antes de llegar a Le Brique y después de la golpiza. “Estamos en la barra”, escribió Enzo Comelli a las 3.33 am. A las 3.48 Máximo Thomsen seguía: “Vengan estamos re instalados”. Luego, ya transcurrido el ataque, se reprodujo el audio de Lucas Pertossi de las 4.55: “Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia… Caducó”.

A las 6.06, Ciro Pertossi apuntó: “Chicos no se cuenta nada de esto a nadie”.

Laborde luego repasó los chats del celular de Juan Pedro Guarino, uno de los acusados originales que fueron sobreseídos. Destacó una conversación entre él y su novia. A las 6.21 am del 18 de enero él le envió una foto desde el McDonald’s le escribió: “Esta noche fue rara, no me siento bien. Lo único que necesito es tenerte a vos en la vida, no dejes de hacerme el pibe más feliz del mundo”.

Ella le respondió, más tarde, con una titular del diario La Nación que hacía referencia al crimen en Le Brique: “No fueron ustedes, ¿no? Estoy preocupada”.

09:57 HsHOY

Comienza la audiencia: Pablo Laborde, el secretario del MPF que reconstruyó la secuencia del crimen, continúa su testimonio del día de ayer.

09:26 HsHOY

Arribaron la jueza Claudia Castro, presidenta del Tribunal, el fiscal Juan Manuel Dávila y el defensor Hugo Tomei.

Luego, llegaron Marcos Pertossi, padre de Lucas y Marcial Thomsen, padre de Máximo.

Tomás D’Alessandro, amigo de Fernando que fue testigo en el juicio, tomó asiento en la sala para presenciar la nueva audiencia del proceso. Es la quinta vez que se presenta tras declarar.

 

La zapatilla de Máximo Thomsen: cómo se hizo la pericia clave que puede condenar a perpetua al rugbier

Hace casi tres años, los forenses del Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal aplicaron una técnica especial y equipos de alta complejidad en conjunto con el reporte de autopsia en una de las pruebas más incriminadoras de la causa. Hoy, este estudio llega al juicio